País/Región
Estados Unidos

LOS SIETE PASOS HACIA LA PERFECCIÓN

Aunque parecen sencillas, cada curva, faceta y detalle de las creaciones de cristal de Swarovski es el resultado de un meticuloso proceso de diseño, uno que puede llevar hasta dos años en pasar de idea a realidad. Estos son los pasos por los que cada una de sus bellas y brillantes figuras han pasado antes de llegar a usted:

Paso 1: Investigación y elaboración de bocetos
Antes de que surja la chispa en los ojos del diseñador, un equipo de expertos de Swarovski se reúnen para intercambiar ideas y encontrar un tema. Una vez definido, un diseñador de Swarovski lleva esa visión más allá investigando y realizando bocetos con varias versiones de un posible diseño.

Paso 2: Modelado por ordenador
A partir de una gran cantidad de bocetos, los más adecuados se convierten en modelos digitales tridimensionales por ordenador. El diseñador experimenta con varias poses y expresiones hasta dar con el diseño perfecto.

Paso 3: Réplica de resina
En estrecha colaboración, el diseñador y el desarrollador de productos enriquecen el modelo digital con facetas y determinan cuál es la mejor forma de dividirlo en partes que puedan fabricarse. A continuación, se elabora una réplica de resina que acerca un poco más al diseño a su forma de cristal.

Paso 4: Prototipo de cristal hecho a mano
En un alarde de puro dominio, cada deslumbrante componente se talla, pule y pega a mano para crear un prototipo de cristal. Los toques de color, revestimientos y efectos especiales también se incorporan para completar la visión.

Paso 5: Producción
Una vez se ha perfeccionado un prototipo, se le da el visto bueno para la producción. Puesto que cada una de las piezas está tallada con gran precisión, primero se crean herramientas específicas para cada componente de cristal antes de producir todas las partes.

Paso 6: Montaje
La deslumbrante creación de cristal adquiere su forma final cuando las piezas, producidas de forma individual, se pegan meticulosamente a mano.

Paso 7: Control de calidad
Un equipo de expertos examina a fondo cada creación de cristal para asegurar que todos los colores tienen el aspecto que deberían y que todas las facetas estén perfectas y relucientes. Una vez superado el escrutinio final, está lista para llenar el mundo de brillo.